Tag Archive: Estudios Biblicos


X) Sobre avivamiento

84. Un avivamiento consiste en un regreso de la iglesia hacia su estado original, como fue diseñado por Dios y está descrito en el libro de Hechos y las cartas de los apóstoles.
85. Un avivamiento es obrado por Dios, no por los hombres. A los hombres (incluido los líderes más influyentes) nos corresponde someternos al mover de Dios, no mandarle como El debe moverse.
86. Un avivamiento empieza con un arrepentimiento profundo dentro de la iglesia.
http://blogs.eldiariomontanes.es/blogfiles/guerraespiritual/aarrepentimiento1.jpgAvivamiento sucede cuando la iglesia se da cuenta de cuán lejos ha caído en comparación con la primera iglesia, y se arrepiente de su apostasía, y cuando primero los miembros de las iglesias se convierten de verdad y nacen de nuevo.

87. Los avivamientos históricos resultaron generalmente en reuniones grandes y emocionantes, conversiones de grandes multitudes, y una transformación de la sociedad entera. Sin embargo, todo esto son solo frutos posteriores de un avivamiento, pero no son su esencia. Su esencia es el arrepentimiento dentro de la iglesia, y el regreso de la iglesia hacia el estado primero como Dios lo diseñó.
http://4.bp.blogspot.com/_pnLt15DmVKM/R3mohe-XrNI/AAAAAAAAAdc/OPI32YXiRWw/s400/caida.jpg88. Las iglesias evangélicas hoy, en general, o no buscan avivamiento en absoluto, o tienen un concepto errado de ello.
Muchos confunden "avivamiento" con sucesos externos, con eventos organizados, con planes de crecimiento de iglesias, con un estilo particular de alabanza, etc. – mientras nada de esto tiene que ver con un verdadero avivamiento. Aun más errados están aquellos que creen que un avivamiento se conformará a los moldes y las tradiciones de su propia denominación particular.
Por tanto, estas iglesias están en un peligro muy grande de seguir tras un "avivamiento" falsificado, cuando este se presente.

Seguir leyendo

74. La formación de un verdadero siervo del Señor sucede en la presencia de Dios mismo; el verdadero siervo del Señor aprende más de Dios mismo que de personas humanas (Juan 6:45, 14:26, Gál.1:15-16, 1 Juan 2:27).
La preparación más importante para el ministerio es estar mucho tiempo con el Señor. (Marcos 3:14, Hechos 4:13)
75. La formación de un verdadero siervo del Señor sucede también por medio del ejemplo de otros verdaderos siervos del Señor, y por medio del ministerio práctico. (1 Cor.11:1, 1 Tes.1:6-7, 2 Tim.3:10-11)
76. Los grados y títulos académicos son una motivación equivocada de prepararse para el ministerio.
Los estudiantes que con esta motivación se "preparan", adquieren solo conocimientos teóricos, y el conocimiento envanece (1 Cor. 8:1b).
77. Un buen número de estudiantes en los institutos bíblicos hoy no han nacido de nuevo, ni mucho menos tienen un llamado al ministerio.
En consecuencia, aun de los pastores y ministros no podemos estar seguros si realmente han nacido de nuevo.
78. Aquellos cristianos que realmente tienen un llamado al ministerio, a menudo no encajan en los institutos bíblicos actuales.
Pueden no ser inclinados hacia el estudio intelectual, y por tanto tendrán dificultad de cumplir con los requisitos académicos.
Pueden ser personas innovadores, y por tanto no encajarán en un entorno rígido y reglamentado.
Pueden sufrir mucha incomprensión de parte de sus profesores y compañeros que no comparten su celo por el Señor.
Pueden percibir que el ambiente de un instituto bíblico no es sano espiritualmente, y por tanto no consideran ser preparados allí.

Seguir leyendo

68. El lugar primario de la educación es la familia, y los responsables primarios de la educación de los niños son los padres. (Deut.6:4-7, Sal.78:5-8, Prov. 1:8-9, 4:1-4, Ef.6:4)
69. En las iglesias evangélicas hoy, en general, los padres descuidan esta responsabilidad hacia sus hijos, y los líderes no les ayudan ni les animan a asumir esta responsabilidad.
Las iglesias evangélicas hoy, en general, pusieron en lugar de la familia la Escuela Dominical. Con llevar a cabo casi todos sus programas en grupos separados por edades, las iglesias dividen las familias en vez de unirlas.
70. La escuela no es ningún mandato bíblico.
Dentro de los mandatos bíblicos para la sociedad, la escuela pertenece a la esfera de la familia, y no del gobierno ni del estado (vea arriba No. 68).
La Biblia no permite a un padre cristiano encargar a un profesor inconverso con la educación de sus hijos. (2 Juan 9-11)
71. Las iglesias evangélicas hoy, en general, se sometieron bajo la influencia mundana de la escolarización secular, y permiten que sus niños sean educados por profesores incrédulos y mundanos.
72. La mejor edad para convertirse es la niñez. (Prov.22:6, Ecl.12:1, Marc.10:14-15, Hechos 2:39)
Por tanto, nuestros esfuerzos evangelísticos deben concentrarse mucho más en los niños; dando prioridad a aquellos niños que ya vienen a la iglesia porque sus padres son cristianos.
73. El hijo de un cristiano no es automáticamente un cristiano. Al contrario, la Biblia dice que el niño nace en pecado (Sal.51:5, Rom.3:23, 5:12) y necesita nacer de nuevo para ser salvo.
Las iglesias evangélicas hoy, en general, tratan a los hijos de cristianos como si ellos mismos también fueran cristianos; y por tanto no los evangelizan. De esta manera, los niños son engañados acerca de su verdadero estado espiritual; y a la vez son sometidos a normas de conducta cristiana que nunca pueden cumplir, porque no son regenerados. De esta manera, a menudo resulta más difícil para el hijo de un cristiano convertirse, que para el hijo de un incrédulo.

http://contribuyeconunverso.files.wordpress.com/2009/06/educacion-8.jpg?w=181&h=202

63. La Palabra de Dios se aplica a todas las esferas de la vida, del conocimiento, y de la sociedad (Salmo 24:1).
La Biblia nos presenta no solo un sistema religioso, sino una cosmovisión entera, o sea, un "paradigma" para interpretar la totalidad de la vida y del mundo.
64. Las iglesias evangélicas hoy, en general, aplican la Palabra de Dios solamente a la vida eclesiástica (y algunos a la vida privada), pero no a la vida en general. Por tanto, la iglesia perdió su función de "sal y luz" en el mundo.
Muchos miembros de iglesias evangélicas no aplican la Palabra de Dios ni siquiera a su vida privada, aparte de las actividades de la iglesia. Por tanto, no son ningún testimonio del Señor ante el mundo.
65. No pueden existir dos verdades, como p.ej. una "verdad religiosa" y otra "verdad científica", que se contradigan entre ellas.
La verdad es una sola. Por tanto, si una supuesta "verdad científica" (establecida por hombres falibles) contradice a una verdad bíblica (establecida por el Dios infalible), la "verdad científica" tiene que ser equivocada y tiene que someterse a la Palabra de Dios.
66. Los líderes y miembros de las iglesias evangélicas hoy, en general, tienen una mente dividida. Mientras aceptan la verdad infalible de la Biblia en asuntos de religión, siguen "verdades" humanas falibles en asuntos de ciencias, política, educación, psicología, sociología, trabajo, etc. Por tanto, tienen conceptos muy erróneos en estas áreas. Puesto que consideran estas áreas como "seculares", reciben sin crítica las enseñanzas de los profesionales en estas áreas, y no examinan estas enseñanzas desde la Palabra de Dios. Así permiten que desde allí entren toda clase de enseñanzas falsas a las iglesias.
Las propuestas políticas, educativas, sociales, etc. de las iglesias evangélicas de hoy, en general, no tienen ninguna base bíblica, y a menudo aun contradicen la Biblia.
67. El Reino de Dios es donde Dios gobierna, o sea, donde se cumple la voluntad de Dios. La iglesia no es el reino de Dios, pero debe representarlo por medio del estilo de vida de sus miembros. (Las iglesias evangélicas de hoy, en general, no hacen ni siquiera esto.) Puesto que Dios gobierna sobre todas las esferas de la vida y de la sociedad, su reino debe ser representado también en las esferas de ciencias, política, educación, trabajo, etc; enseñando y practicando principios bíblicos que se aplican a estas esferas.

http://www.elclavo.com/enlinea/9/ciencia.jpg

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.