63. La Palabra de Dios se aplica a todas las esferas de la vida, del conocimiento, y de la sociedad (Salmo 24:1).
La Biblia nos presenta no solo un sistema religioso, sino una cosmovisión entera, o sea, un "paradigma" para interpretar la totalidad de la vida y del mundo.
64. Las iglesias evangélicas hoy, en general, aplican la Palabra de Dios solamente a la vida eclesiástica (y algunos a la vida privada), pero no a la vida en general. Por tanto, la iglesia perdió su función de "sal y luz" en el mundo.
Muchos miembros de iglesias evangélicas no aplican la Palabra de Dios ni siquiera a su vida privada, aparte de las actividades de la iglesia. Por tanto, no son ningún testimonio del Señor ante el mundo.
65. No pueden existir dos verdades, como p.ej. una "verdad religiosa" y otra "verdad científica", que se contradigan entre ellas.
La verdad es una sola. Por tanto, si una supuesta "verdad científica" (establecida por hombres falibles) contradice a una verdad bíblica (establecida por el Dios infalible), la "verdad científica" tiene que ser equivocada y tiene que someterse a la Palabra de Dios.
66. Los líderes y miembros de las iglesias evangélicas hoy, en general, tienen una mente dividida. Mientras aceptan la verdad infalible de la Biblia en asuntos de religión, siguen "verdades" humanas falibles en asuntos de ciencias, política, educación, psicología, sociología, trabajo, etc. Por tanto, tienen conceptos muy erróneos en estas áreas. Puesto que consideran estas áreas como "seculares", reciben sin crítica las enseñanzas de los profesionales en estas áreas, y no examinan estas enseñanzas desde la Palabra de Dios. Así permiten que desde allí entren toda clase de enseñanzas falsas a las iglesias.
Las propuestas políticas, educativas, sociales, etc. de las iglesias evangélicas de hoy, en general, no tienen ninguna base bíblica, y a menudo aun contradicen la Biblia.
67. El Reino de Dios es donde Dios gobierna, o sea, donde se cumple la voluntad de Dios. La iglesia no es el reino de Dios, pero debe representarlo por medio del estilo de vida de sus miembros. (Las iglesias evangélicas de hoy, en general, no hacen ni siquiera esto.) Puesto que Dios gobierna sobre todas las esferas de la vida y de la sociedad, su reino debe ser representado también en las esferas de ciencias, política, educación, trabajo, etc; enseñando y practicando principios bíblicos que se aplican a estas esferas.

https://i1.wp.com/www.elclavo.com/enlinea/9/ciencia.jpg